El mejor viaje de incentivo: el crucero

Reuniones, congresos, incentivos

El viaje se ha convertido en el premio estrella de la mayoría de las empresas que realizan viajes de incentivo, no sólo por la ilusión que despierta entre los participantes sino también porque su recuerdo perdura mucho tiempo después del regreso.

Un crucero ofrece, a los participantes y organizadores, una serie de ventajas que no encontrará en un viaje convencional.

A tener en cuenta:

  • El barco proporciona un toque de magia difícil de conseguir en un hotel.
  • A bordo es mucho más fácil lograr la concurrencia a las reuniones y conferencias programadas.
  • En un barco las relaciones sociales son constantes y el trato continuo entre los cruceristas permite realizar amistades y profundizar en las mismas.
  • El viaje en barco proporciona total relajación y evasión de la vida cotidiana, con total desconexión, sin interferencias ni citas inoportunas.

    Pero las ventajas de cualquiera de estas opciones son múltiples. Por un lado, el extenso itinerario que permite visitar varios países o regiones. Por otro, la imagen de glamour y exclusividad del crucero.

    Pero en cualquier caso existe una buena relación calidad - precio, ya que hay que tener en cuenta la calidad del servicio e instalaciones, así como el grado de satisfacción de los cruceristas. Además, debemos recordar que se trata de un sistema mediante el cual llevamos todo incluido: alojamiento, comidas, lugares de reunión, excursiones (en algunos casos exclusivas para el grupo), fiestas privadas... Las naves más modernas están completamente equipadas para acoger este tipo de eventos: salones de reunión, teatro (convertible en salón de actos para presentaciones o conferencias) y una completa instalación audiovisual.

    La personalización adquiere en un viaje de incentivo una gran importancia, desde cartas de bienvenida personalizadas del Comandante de la nave, cestas de frutas, flores, cocktail en privado con el Comandante, programas del día personalizados, cartas-menús de las comidas personalizados, trabajos de encargo de auténtica artesanía en hielo y otros productos... Inclusive en un fletamento completo del barco la personalización puede ser completa, ya que el barco se encuentra a total disposición, dentro de las normas de cada compañía.

    No hay que olvidar que además de los cruceros marítimos, se encuentran los cruceros fluviales, que en muchas ocasiones por capacidades, permiten más fácilmente conseguir un fletamento total del barco, y por consiguiente realizar un crucero a la medida, siendo estos también muy interesantes, con un valor en paisaje e historia de gran relieve.

    Las ventajas de los grupos de incentivos en un crucero:

  • Permite conocer diferentes ciudades y lugares de interés sin necesidad de hacer y deshacer equipajes, se puede considerar como hotel flotante.
  • El barco ofrece amplios y muy adecuados salones para la presentación de todo tipo de productos o realización de cualquier clase de actos.
  • Los barcos pueden acomodar a toda clase de grupos, desde un exclusivo y muy reducido número de clientes, hasta un grupo muy numeroso de hasta más de dos mil personas, en diferentes tipos de acomodación, desde suites a confortables camarotes.
  • Los barcos viajan por todos los lugares del mundo y por fascinantes ríos de los cinco continentes.
  • Un viaje de incentivo en un crucero no es un viaje cualquiera, ya que requiere cuidar hasta el más mínimo detalle, por lo que es muy aconsejable asesorarse por especialistas en esta materia.

    Además de viajes de incentivo, también se organizan congresos y reuniones, cada vez más demandados en Europa, y con mayor frecuencia en el mercado norteamericano.