Cruceros fluviales

Son los barcos de cruceros que discurren por los diferentes ríos del planeta y que admiten la navegabilidad de estas embarcaciones, y que poco tienen que ver con los grandes trasatlánticos y en general con cualquier barco de cruceros marítimos, estos barcos son mucho menores en tamaño y dimensiones, estas medidas se las marca la profundidad de los ríos y las limitaciones que imponen los recorridos que realizan. Existen también diferencias en sus formas dependiendo de las características de los ríos por los que circulan y de la finalidad con la que se han construido.

Son barcos donde la proporción entre la eslora y manga es mucho mayor que en los cruceros marítimos, embarcaciones que poseen una eslora larga, superando en la mayoría de los casos los 100 m., en cambio la manga se encuentra alrededor de 10 m.

Su tonelaje es muchísimo menor que los cruceros marítimos, generalmente abarcan desde 600 Tn a 3.000 Tn.

Su capacidad de pasaje oscila entre los 70 y 300 pasajeros.

Barcos dotados de modernos equipos técnicos, tales como radar y sonda acústica, que garantizan el máximo de seguridad incluso en condiciones de niebla u oscuridad.

Itinerarios con recorridos desde 3 a 14 noches de crucero, pudiendo combinar varios países en sus recorridos, con una sabrosa gastronomía y un buen servicio a bordo.

Las limitaciones por el cauce de los ríos hacen que estos cruceros se conviertan en paisajísticos y culturales, donde la naturaleza, la historia y el arte suelen estar presentes, no cabe duda de que estos valores enriquecen enormemente el viaje.

Existen también cruceros temáticos como los marítimos: el crucero fluvial gastronómico, principalmente en Centroeuropa, es uno de los más demandados.

Las áreas geográficas y los ríos principales por donde discurren estos cruceros son los siguientes: Nilo (África), Rhin y sus afluentes, Danubio, Elba, Volga, Sena, Ródano, Saona y Po (Europa), Amazonas y Mississipi (América) y Yangtze (Asia).

También existen otros cruceros fluviales que son los que se realizan en embarcaciones de una capacidad desde 2 a 12 personas, que comienzan a introducirse en España, con una demanda creciente, no necesitan ningún tipo de licencia especial de manejo de embarcaciones, ni experiencia previa. Antes del inicio de la travesía se recibe todo tipo de informaciones e instrucciones sobre el manejo de la embarcación e inclusive los inicios son supervisados por un instructor. Los requisitos imprescindibles son tener más de 18 años para gobernar la nave y también hay que considerar que los barcos no están preparados para personas con minusvalías físicas. La velocidad de crucero es de 6 a 10 km/h.

El alquiler tiene normalmente una duración de una o dos semanas, pero se puede también ampliar a 10 y 11 días o más (los considerados alquileres de larga duración), o simplemente por un fin de semana.

En todos los casos se recomienda contratar un seguro de gastos de cancelación, ya que las penalizaciones por cancelaciones son elevadas.

La mayor oferta se encuentra en los ríos y vías navegables de Francia, aunque también existen programaciones en Holanda, Alemania, Italia, Gran Bretaña, Irlanda…

Existen varias compañías, entre ellas destacamos Le Boat.