Islas : Las Antillas , Las Vírgenes y las Caimán

Un sentimiento común enlaza las islas del Caribe, una cuenca de colorido y calor tropicales donde la música, la danza, la religión y la cultura en su conjunto son marca distintiva del resto del mundo. Todo el azul del Caribe está en sus playas, iluminadas por ese espléndido sol tropical que lo hace más intenso y único. El turista que arriba a cualquiera de los países del Caribe, sabe que encontrará maravillosas playas de fina arena y exótico entorno natural, en las que nadar discretamente entre los peces, se ha convertido en una segunda naturaleza. Los mares cálidos de Cuba y el Caribe le proponen la emoción inigualable de contemplar la espléndida orgía de color de los mágicos arrecifes tropicales, pródigos en bellezas y aureolados de leyendas.

Antillas Menores:

Antigua posee 365 playas blancas, una para cada día del año. Merece la pena visitar su capital, St. John, y algunas localidades como All Saints, Liberta y Falmouth Harbour. Las vistas desde el Monks Hill o el Astillero Nelson, testimonio del paso de los ingleses, con su comandante a la cabeza, por la isla en el siglo XVIII. También se puede tomar un barco y recorrer sus playas o aprender a bailar el limbo.

Aruba es una isla de estilo típico holandés, donde los tulipanes y las palmeras gigantes rodean pintorescas ensenadas con raras formaciones rocosas. La capital es Oranjestad y en ella se debe disfrutar de los coloridos puestos del mercado al aire libre, ricos en frutas tropicales y productos del mar, y pasear por Wilhelmina Straat (visitando el monumento dedicado a dicha reina de Holanda), Santa Craud y Frendmen Pass. Visitaremos desde la mina donde se encontró oro la primera vez, a las costas del Atlántico; desde los jardines de piedra de Caribari al pueblecito de Noord, donde visitar la Iglesia de S. Ann, famosa por el altar hecho a mano en Holanda el siglo pasado. También hay que conocer el Natural Bridge, fuente esculpida por las olas del Océano y la fuerza del viento. Existe la posibilidad de hacer expediciones en submarino explorando el maravilloso fondo marino. También se puede visitar un verdadero criadero de mariposas, enmarcado en un maravilloso jardín tropical.

Barbados es una isla de herencia británica (muestra de ello es que su deporte nacional es el cricket). Bridgetown es una de las capitales del Caribe, y en ella se pueden visitar una de las tres últimas fábricas de azúcar que quedan en la isla. En la costa atlántica destaca la aldea de Bathsheba. En el Farley Hill Park se pueden visitar las ruinas de una famosa residencia en los alto de una colina a 250 m. También es interesante conocer el lugar donde desembarcaron los primeros colonizadores ingleses en 1627. También aquí podemos deleitarnos con los extraordinarios fondos marinos, haciendo una inmersión en uno de los submarinos turísticos o disfrutando de las vistas de las blancas playas y las villas de los millonarios a bordo de un catamarán. Además, la isla es un gran lugar para practicar el buceo deportivo, deporte seguro, divertido y fácil de aprender, para el que no es necesaria experiencia previa.

En Curaçao atravesaremos el puente de Queen Juliana, desde donde tendremos unas fabulosas vistas de la ciudad de Willemstad, con su típica arquitectura holandesa, y del puerto. Merece la pena ver la antigua residencia de Roosevelt hasta llegar al “Monumento de la Autonomy”, símbolo de todas las islas pertenecientes a las Antillas Holandesas. Y cómo no, se debe conocer una de las destilerías, como la de Chobolobo, del aromático licor Curaçao, hecho de cáscara de naranja. Las Cuevas de Hato, con más de 1500 años de historia, eran las antiguas viviendas de los indios Arowak. Son una maravilla repleta de estalactitas y estalagmitas, grandes “piscinas” y cascadas subterráneas. Landhouse Brievegant es una plantación de 200 años de antigüedad, destruida por un huracán y reconstruida tal y como era en su origen. También se puede realizar snorkel en el Sea Aquarium, rodeados por tortugas, peces tropicales y hasta tiburones, aunque relajados al estar protegidos por una barrera.

Grenada permite conocer dos maravillas de la naturaleza. Por un lado, las Cataratas de Amandale, y por otro, en el punto más alto de la isla, el Parque Nacional de Gran Etang, en el que ver el Lago de Gran Etang, formado por el cráter de un volcán apagado. En cuanto a localidades y sitios de interés histórico y cultural destacan la capital, St. George y Morne Jaloux, donde se debe visitar el Fuerte Frederick, iniciado por los franceses en 1779 y terminado por los ingleses en 1791. Hay que recorrer el bullicioso puerto marino, donde el olor a nuez moscada y almendras llena el aire. La isla también ofrece la posibilidad de divisar en sus cercanías delfines y ballenas en libertad.

En Santa Lucía, Souffrière (que significa volcán) es una pequeña ciudad al pie de los Pirtones, los dos famosos picos gemelos. Marigot, localidad famosa por sus plantaciones de plátano, es muy interesante el Fuerte de Toc, construido en 1899. También se puede hacer un rally en 4x4, disfrutando de las maravillas de la selva y sus cascadas. La Sikmi es una antigua fábrica de azúcar del siglo XVIII.

Saint Maarten es una isla del Caribe dividida en dos culturas desde hace más de 300 años, y ejemplo de pacífica convivencia. En la parte holandesa, su capital es Philipsburg, con multitud de típicos edificios pintados de colores brillantes. Marigot, ciudad del mismo nombre que la localidad de Santa Lucía y capital de la parte francesa, en la que merece la pena visitar el mercado local, el mundialmente famoso Museo Gauguin y los magníficos jardines La Savane, sede del monumento a Josefina, emperatriz francesa. La mejor playa de la isla es Orient Bay, con su arena blanca y aguas turquesas, invita al relax y al descanso.

Saint Thomas es la perla de las Islas Vírgenes. La carretera más atractiva es indudablemente Drake’s Seat, desde la cual se admira el canal de Sir Francis Drake, donde según la leyenda se escondían los míticos piratas para repartirse el botín. Trunk Bay es una de las diez playas más bellas del mundo. En cuanto a actividades acuáticas, en la isla se puede realizar snorkel, excursiones submarinas o visitar el acuario Coral World, uno de los más espectaculares del mundo, construido en tres niveles diferentes en los que admirar varios tipos de fauna marina.

Tórtola nos regala excelentes vistas panorámicas, favorecidas en algunos lugares por la estrechez de la isla, que permiten observar ambas costas desde el mismo punto. Destaca la reserva natural de Mont Sage, que protege los restos de la selva pluvial y que está surcada por numerosos senderos. Desde aquí se pueden visitar las islas de Jost Van Dyke y Virgin Gorda. En cualquier caso, todas las opciones invitan a pasar un día de relax en la playa.

Saint Croix es la mayor de las Islas Vírgenes Americanas. Tiene una fascinante mezcla de Caribe tropical y pasado colonial danés. Los principales sitios de interés de la isla son Great Whim House y Christiansend.

Martinica es una isla muy exótica, en la que africanos, asiáticos, indios y blancos de origen diverso integran la cultura criolla. Su capital, Fort-de-France es como una mezcla de Nueva Orleans y Niza, con sus estrechas callejuelas, los balcones de hierro forjado y su flota de yates de quilla estrecha anclados en la Bahía de los Flamencos. Merece la pena conocer la Iglesia de Balata, de 1925, y los Jardines Botánicos de Balata, además del pueblo de Morne Rouge o conocer mansiones típicas como la Hacienda Clement, del siglo XVIII.

Basseterre, en San Cristóbal, es una pintoresca ciudad caribeña en la que descubrir las casas del siglo XVIII, su alta catedral católica o una colorida fuente. Se puede pasar un día de descanso en la playa de Frigate Bay o bucear en la Bahía de Smittens, solo accesible por mar.

Antillas Mayores:

Haití, parte de la isla La Hispaniola (elegida por Colón para descansar de sus descubrimientos)permite, además de disfrutar de sus playas y actividades acuáticas, visitar algunas ruinas o hacer compras de típicos productos haitianos.

En las Islas Caimán, en Gran Caimán se debe visitar la Vivienda del Gobernador, la Casa de las Conchas (con su fachada construida con conchas rosadas), la Granja de las Tortugas, único vivero comercial de tortugas marinas del mundo. También es muy curioso visitar el “Infierno”, lugar llamado así por sus formaciones rocosas, retorcidas e irregulares. En la ciudad de Stringay se puede ver llegar a la costa las mantas rayas que esperarán a que les den de comer. La playa más hermosa de la isla, y una de las mejores del mundo, es la de las siete millas. Se pueden realizar excursiones en submarino o catamarán, realizar snorkel sobre un barco hundido o arrecifes de coral.

Para aumentar la información sobre las Islas Caimán le proponemos el siguiente enlace

En las Bahamas podemos conocer los fondos marinos llenos de bancos de peces tropicales de colores brillantes en un semi – submarino o darnos un baño en el Lago Azul, escenario de la famosa película, un auténtico sueño caribeño de arena blanca y palmeras tropicales. Hay que visitar el Parque Nacional de Inagua, en la isla de Gran Inagua, donde viven muchísimos flamencos, pelícanos, garzas y patos. La reserva de Union Creek, en una tranquila cala, donde viven una serie de preciosas tortugas gigantes. Pero si lo que nos fascinan son los veleros de época, podemos visitar el Empire Sandy, con 740 toneldas, 200 pies de eslora y tres altísimos mástiles. Nassau, la capital y uno de los puertos favoritos de los piratas, se caracteriza por sus edificios color pastel, sus tambores de acero y sus coches de caballo. Además, en la Isla de Blue Lagoon podrás acariciar y dar de comer a delfines en aguas poco profundas.

Las islas de Turcas y Caicos combinan playas de fina arena, aguas cristalinas llenas de colorida vida coral y marina y una línea costera con multitud de bahías. Si quieres conocer a las iguanas en su hábitat natural, debes visitar Litter Water Cay. Además se puede dar un paseo por la playa de arena de Ft. George, repletas sus aguas de caracolas, langostas y peces de colores.