Túnez

Es el más septentrional de los estados africanos y encierra un gran contraste en su interior. Las llanuras del litoral Este, muy pobladas y cultivadas (olivares, cítricos y viñedos), mientras que el interior es montañoso (Tell y Aures),y está habitado por nómadas, pastores de carneros. Al sur, el desierto del Sahara produce dátiles en los oasis y parajes de cuento.

La Goulette es una ciudad mitad árabe, mitad europea de la que destaca la Kasbah, la Plaza del Gobierno, la Gran Mezquita y los mercados de tejidos, alfombras, joyas y perfumes.

Sidi Bou Said es un típico pueblo con casas en azul y blanco.

La antigua ciudad de Cartago, cuna de la civilización cartaginesa, permite visitar los mosaicos, los baños de Antonio Pío y restos arqueológicos púnicos y romanos.

En la ciudad de Túnez, se visita la Medina, el centro de la ciudad, ideal para hacer unas compras y recorrer el Museo Nacional del Bardo, ubicado en el antiguo Palacio del Sultán.

Si te apetece una excursión más aventurera puedes optar por conocer las dunas del “Gran Erg Oriental” en camello, o coger un todoterreno para descubrir el fascinante mundo del Sahara. Se visitan pueblos como Douz, “el gran oasis”, con sus más de 400.000 palmeras; o Matmata, donde conoceremos las casas en forma de pozo (unos diez metros de profundidad y quince de ancho), fruto de un antiguo asentamiento prehistórico, y que todavía hoy son empleadas como vivienda por la población local beréber.

Para aumentar la información sobre Marruecos le proponemos el siguiente enlace