Ucrania

Estado de Europa oriental, que hasta 1991 formó parte de la URSS. Casi la totalidad de la superficie está ocupada por llanuras y mesetas, las llamadas tierras negras, muy fértiles.

Odessa ha sido asentamiento griego, eslavo, tártaro y turco, aunque se presenta en la actualidad como una ciudad moderna. En ella hay que visitar una infinidad de lugares: la Escalinata Potemkin, el monumento a Pushkin (quien residió en la ciudad durante su exilio en 1823 y 1824), el Museo de la Marina, el Teatro de la Ópera (de estilo barroco – vienés), la Universidad, la Sociedad de la Filarmónica (de estilo florentino – gótico), la Plaza de la Revolución de Octubre, el Museo de Arte (con importantes colecciones de obras rusas y ucranianas), los jardines del Parque Sevchenko, la Plaza de Catalina la Grande, el Museo Arqueológico y la Catedral Uspensky (de estilo ruso – bizantino).

Yalta, bañada por el Mar Negro, posee jardines donde crecen las más variadas especies de árboles. Livadia fue antigua residencia de los zares, transformado hoy en el mayor centro terapéutico de la costa meridional. En el Palacio Blanco se celebró en 1945 la Conferencia de Yalta entre los jefes de gobierno de los Aliados, hito fundamental en la organización de la paz en la Segunda Guerra Mundial. En Alupka, recorriendo sus estrechas callejuelas, llegaremos al Palacio de Voronzov, construido siguiendo el modelo de los castillos ingleses en la época de los Tudor.